photo4942954862149216668

Detrás de nuestra emociones hay grandes aprendizajes.

No intentes controlarlas, mejor aprende a gestionarlas.

Cuando controlamos nuestras emociones estas se quedan como energía estancada que se somatiza en el cuerpo.

Por el contrario, cuando nos permitimos sentirlas y reconocerlas sin resistencia, notaremos cómo pierden su poder y se van desvaneciendo.

Cuando evadimos nuestras emociones podemos llegar a medicarnos no solo con drogas o medicamentos, sino también con exceso de comida, exceso de trabajo, exceso de redes sociales, con relaciones tóxicas, y cualquier otro tipo de adicción.

Cuando te descubras en alguno de estos comportamientos, pregúntate

¿Qué vacío estoy queriendo llenar? ¿De qué emoción estoy queriendo escapar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *